De la gramática náhuat-pipil, lengua salvadoreña bajo tachón

Rafael Lara Martínez

Resumen


Resumen:

Recoger (ta-pixka), recolectar,  atar en griego se dice legein.   El enlace, tal es el logos.  Es el lenguaje, cuya religio ajusta la atadura  mágica, los fajos, todo lo que relaciona los objetos dispersos a una sola palabra.   Su antónimo es el análisis que separa  y distingue.   Por ello, si la poesía es la síntesis  que enlaza oraciones entre sí, la lingüística es la antítesis disolvente que las disgrega.  La primera muestra  el tragaluz abierto al día soleado; la otra demuestra la ventana  cerrada  ante  la noche  de luna en reposo.   Si en Goya “los sueños  de la razón producen  monstruos” literarios, en el siglo XXI, las siestas  de la poesía engendran  fórmulas lógicas.  Hay dos “Artes muy curiosas de la lengua” que obran a contrapunto: poesía y lingüística.  Traducción apócrifa de Pascal  Quignard (14)

 

Palabras claves:  estudios  gramaticales  y poéticos  náhuat-pipiles, invención de  un  canon  literario monolingüe, nacionalismo  salvadoreño.


Enlaces de Referencia

  • Por el momento, no existen enlaces de referencia